La explotación comercial de la diversidad: ¿Solidaridad o Estrategia de Marketing?

Imagen de: Info libre. "Postureo y marketing: las empresas siguen viendo el Orgullo LGBTI como una gallina de los huevos de oro"

Para nadie es un secreto que las empresas buscan constantemente nuevas formas de atraer clientes y mejorar su imágen, por lo que no es de extrañar que muchas de ellas vean los eventos y/o días conmemorativos como una oportunidad de generar contenido e ingresos, independientemente de lo que el mismo signifique para la sociedad. Detrás de estas campañas que aparentan ser solidarias, a menudo se esconden estrategias de marketing que explotan la diversidad para sus propios fines lucrativos. 

Fechas especiales como el Día Internacional de la Mujer, el día del orgullo gay o el día de la raza se han vuelto fechas comercializadas por muchas empresas. Estas compañías inundan el mercado con productos y promociones “especiales” para conseguir aumentar sus ventas y visibilidad en el mercado. 

El Día Internacional de la Mujer, se concibió originalmente como un día de lucha por los derechos de las mujeres, y ahora los comercios ofrecen descuentos en productos de belleza o realizan campañas publicitarias que apelan a la feminidad, utilizando estrategias cuestionables en su autenticidad que pueden incluso trivializar la lucha por la igualdad de género, el verdadero motivo de la fecha. 

Igualmente, el mes del Orgullo Gay se ha convertido en un escaparate para empresas que desean demostrar su apoyo a la comunidad LGBTQ+ a través de campañas que aparentan abogar por la inclusión y la diversidad. Aunque hay compañías que hacen esto de forma genuina y están comprometidas con la causa, hay otras que simplemente ven la celebración como una oportunidad para aumentar sus ingresos. La comercialización del orgullo se ha vuelto tan común que incluso grandes corporaciones lanzan ediciones limitadas de productos con los colores del arcoíris durante este mes, sin un compromiso real con la causa que representan esos colores.

Este tipo de situaciones puede llegar a tener consecuencias. En primer lugar, la utilización de movimientos sociales y celebraciones culturales con fines comerciales puede diluir su mensaje original y trivializar las luchas de las comunidades que representan

Al enfocarse en el lucro, las empresas pueden desviar la atención de los problemas reales que enfrentan estas comunidades, tales como la discriminación, la desigualdad o la falta de derechos, en lugar de abordar estas cuestiones de manera significativa. Estas compañías optan por una forma más superficial de apoyo, que beneficia principalmente sus balances financieros

Sin embargo, aún hay empresas que adoptan un enfoque más auténtico hacía la inclusión y la diversidad, no solo con campañas durante fechas específicas, sino que también integran estos valores dentro de su cultura empresarial y en sus prácticas comerciales todo el año. Desde políticas de contratación inclusivas, hasta el apoyo activo a organizaciones sin fines de lucro que luchan por los derechos de todas las personas, estas empresas demuestran un compromiso genuino con la igualdad y la diversidad. 

Si bien es comprensible que las empresas busquen oportunidades para aumentar sus ingresos, la explotación comercial en fechas como el Día de la Mujer o el mes del Orgullo Gay, es una práctica comercial cuestionable. En lugar de centrarse únicamente en el beneficio económico, los comercios deberían considerar cómo pueden contribuir de manera significativa a la promoción de la igualdad y la inclusión en la sociedad. Sólo entonces podrán pasar de la mera retórica a la acción real en la lucha por un mundo más justo y equitativo para todos.

Estefany Fernandes 37 publicaciones
Estudiante de Comunicación · Becaria de DeustoKom News durante el curso 2022/2023

La palabra es tuya

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.